Arquitectura Neoclásica, características

Se notan dos tendencias, en líneas generales se pone de manifiesto la lógica: Arqueológica y Racionalista, entremezcladas con frecuencia en la obra de un mismo arquitecto, ambas se proponen un objetivo equivalente: despojar a la arquitectura de complicaciones innecesarias o simplemente abusivas para su coherencia estructural. Entre estas dos la que persiste es la racionalista que muestra la auténtica subversión a través de lo decorativo, que finalmente orientará a la arquitectura Neoclásica Italiana.

Entre las características fue la preocupación de acabar con la viciosa hinchazón de formas a transformar los rizados y retorcidos contornos en las líneas rectas y segmentos regulares de circunferencia, es decir volvieron a cobrar vigencia las leyes arquitectónicas naturales en la distribución de cargas y apoyo. Las órdenes de columnas, siempre que fue posible, se copiaron de la antigüedad Romana e incluso de la Griega, al tiempo que se simplificaban y reducían los adornos.

En las fachadas generalmente se aprecian, columnas adosadas o exentas, se prefiere en general la columna dórica de fuste liso y los frisos suelen mostrar triglifos muy acentuados.

En las fachadas de las iglesias se suprimen los nichos y las volutas de los perfiles, estas cuando las hay, se hacen aplastadas, dándoles forma casi rectangular.

Los motivos ornamentales reaparecen , con características propias de lo Greco-Romano como: Guirnaldas de laurel, rosetas, hojas de vid y de laurel, las palmeras y otros. Pero en el interior de los edificios se pierde la riqueza ornamental del estilo Rococó.

admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *