Definición de Cultura.

Se entiende por Cultura el conjunto de hábitos y aptitudes que el
Hombre a logrado captar como integrante de una sociedad a través del
tiempo. Si tomamos la palabra “costumbres” como sinónimo de
“hábitos” y la palabra “habilidades” como sinónimo de aptitudes”,
podremos entender mejor lo que queremos explicar. Efectivamente las
costumbres de un pueblo forman parte muy importante de su propia
cultura, y de otro lado, cabe señalar que el hombre desde que
apareció sobre la Tierra hasta nuestros días, ha hecho uso de su
inteligencia creadora para resolver problemas, simples o complejos,
que se le fueron presentando día a día. Y al darles solución iba
gradualmente incrementando sus conocimientos y, por ende,
elevando su nivel cultural .

De otro lado, cabe señalar que si bien es cierto, el término Cultura se debe entender como el conjunto de conocimientos, experiencias y actitudes que el hombre ha podido aprehender como integrante de una sociedad, no es menos cierto que este término se utiliza también para determinar áreas territoriales pequeñas con similares características culturales, dentro de un área territorial mayor. Lo dicho nos permite hablar de las llamadas “sub-culturas” como unidades culturales menores que co-existen al interior de un área cultural mayor.

Controles Culturales.

Se dice, y con razón, que el nivel cultural de una persona condiciona su comportamiento y esto es perfectamente comprensible por cuanto personas de nivel cultural elevado tienen un comportamiento distinto de aquellas que tienen un nivel cultural más bajo. Y el nivel cultural de estas personas hace que tengan controles de conducta que están en directa relación con el nivel cultural que ellas hayan podido desarrollar, por eso decimos que niveles culturales elevados producen fuertes controles de conducta, muy difíciles de transgredir en condiciones normales de comportamiento, en cambio bajos niveles de cultura hacen posible el surgimiento de controles culturales frágiles, muy pobres y endebles y por lo tanto muy fáciles de romper.

Raza Y Nivel Cultural.

En el siglo XIX y hasta el primer tercio del siglo XX algunos científicos estaban convencidos de que el nivel cultural de un pueblo estaba en directa relación con el tipo racial que este pueblo hubiera podido desarrollar.

Decían que aquellas razas puras y por ello consideradas razas superiores estaban destinadas indefectiblemente a desarrollar muy elevados niveles culturales.

Y que las razas mestizas y por esta razón consideradas razas inferiores, estaban destinadas a tener niveles culturales muy bajos. Es decir, se decía que había una muy íntima relación entre el factor racial y la evolución cultural que un pueblo pueda desarrollar.

Pero la Historia, en su largo transcurrir, se ha encargado de desmentir estas aseveraciones. Así podemos decir, por ejemplo que los llamados “vikingos” que habitaron la parte noroeste de Europa (Suecia, Finlandia, Noruega y Dinamarca), a pesar de pertenecer a la más pura raza caucásica solamente desarrollaron muy pobres niveles de cultura, tanto es así que sus contemporáneos europeos los conocían como “bárbaros”.

Y de otro lado cabe señalar que aquellos pueblos que a principio del siglo VIII de nuestra Era invadieron España, a pesar de pertenecer a un conglomerado racial mestizo, dieron origen a la cultura hispano-árabe, de extraordinario nivel cultural que dio lustre a la cultura europea de aquél tiempo, habida cuenta de que mientras en la España árabe florecían las Artes, las Ciencias, la Poesía, la Arquitectura, la Medicina, las Matemáticas, etc. el resto de Europa se debatía en un tremendo oscurantismo cultural.

Raza y Ambito Geográfico.

Por lo dicho anteriormente queda demostrado pues que el factor racial no tiene absolutamente ninguna injerencia en el nivel o desarrollo cultural que un pueblo pueda desarrollar.

El factor que si es determinante en la evolución cultural que un pueblo es el ámbito geográfico en el cual este pueblo se desenvuelve, es decir, su propio territorio. Decimos esto porque hay regiones que favorecen, unas más que otras, el desarrollo cultural de un pueblo. Nos estamos refiriendo a las llamadas Zonas de Concentración Cultural y a las Zonas de Dispersión Cultural.

Zonas de Concentración Cultural.

Son regiones que favorecen grandemente la evolución cultural de un pueblo por cuanto le ofrecen, con facilidad, abundancia de recursos suficientes para un fácil mantenimiento. Nos estamos refiriendo a los valles y a las quebradas.

Por lo dicho, estos pueblos dedican muy poco tiempo en buscar su diario sustento, pues todo lo tienen a la mano y en abundancia y en consecuencia disponen de mucho tiempo libre para dedicarlo a crear y perfeccionar instrumentos culturales que les permitan acceder a mejores niveles de vida, es decir, pueden fácilmente elevar su nivel cultural.

Zonas de Dispersión Cultural.

Son regiones que no favorecen el desarrollo cultural de un pueblo por cuanto solamente le ofrecen los mínimos recursos alimenticios necesarios para que puedan sobrevivir, por ejemplo los desiertos, mesetas, planicies, llanuras etc.

En estos territorios el hombre dedica casi todo su tiempo en buscar recursos alimenticios no quedándole, en consecuencia, tiempo libre para dedicarlo a elevar su nivel cultural.

Espero que esta información te sea de utilidad y que tengas un maravilloso viaje.