LA ARQUITECTURA DE HIERRO.

En 1779, se construye el primer puente de hierro, en Inglaterra por Darly Wilkinson. Consiste en una arcada de hierro sobre la que se sostiene la pasarela, unos espigones de piedra evitan el desplazamiento de la estructura férrea.

Existe un proyecto de puente de una sola arcada sobre el Támesis datado de 1801.

En 1808 se construye en Escocia un puente de hierro a base de tres rombos alargados unidos entre sí.

La columna de hierro se utilizó desde 1780, pero su utilización como elemento noble en la construcción no aparece hasta 1821, y evidenciamos con la construcción de la biblioteca de Santa Génova de París, cuya sala dividida por una doble galería, presenta en las intersecciones de ambas bóvedas, las columnas de hierro que sostienen el dintel, también de hierro, sobre el que se apoya los arcos torales metálicos.

El Palacio de Cristal, de la exposición de Londres 1851 y la Galería de Máquinas de la exposición de París de 1889, inmensos cobertizos de hierro que sostienen la primera bóveda y el segundo, una cubierta a doble vertiente ligeramente curvada sobre sólidos pilares de hierro técnicamente muy estudiados.

En los Estados Unidos, encontramos desde 1848, aplicaciones de la estructura de hierro en la casa de pisos, destacando el edificio de diez pisos en Chicago, de 1885.

En 1871-2, se construye en Francia, la fábrica Menier, cuya estructura es íntegramente de hierro y los muros que la recubren no tiene ninguna función de sostén.

No es posible pasar por alto la bellísima torre Eiffel, tan famosa y completamente de hierro. La primera parte está formada por cuatro grandes arcadas dobles inclinadas hacia el interior que forman cuatro pilares, de los que arrancan los tirantes parabólicos que se unen en la cima o más de 300 metros de altura. Sobre la primera plataforma, formada por la pasarela tendida tangencialmente sobre los arcos indicados, se levanta con segundo cuerpo que determina las estructuras interiores de la larguísima flecha que caracteriza la torre. No cabe decir que las estructuras de hierro puro han sido prolongadas hasta nuestros días, perfeccionadas y dinamizadas al compás del perfeccionamiento de los cálculos. Así tenemos por ejemplo de ello, el puente de la bahía de San Francisco (Estados Unidos), uno de los más largos del mundo, sostenido por torres metálicas y tirantes.

Espero que esta información te sea de utilidad y que tengas un maravilloso viaje.