Impresionismo, fundamentos, características

IMPRESIONISMO

Los críticos consideran a Edouard Manet como el iniciador de esta corriente, cuando en realidad sólo fue un artista independiente que siempre se mantuvo fiel a su amor a la verdad y al deseo de perfeccionarse, sin más ambición que verse bien acogido en las exposiciones oficiales.

El impresionismo es considerado también, como una forma de buscar vías de perfección, surgida en Francia, que consiste en una lucha entre la pintura clásica, romántica y realista. Pero no es una síntesis de estos movimientos, sino que tomó una postura en pro o en contra de ellos, lo cual quiere decir que no lo ignoró.

Una de las características del impresionismo, es la imprecisión de los contornos, debido a lo detallado del trabajo, además es posible observar: Nada limita la figura ni el cuadro, usa muy poca perspectiva, las sombras están coloreadas equilibradamente con las zonas fuertes luminosas, mucho color pero no ruidoso, se destierra el negro y los colores opacos oscuros. El modelo se logra no con la degradación tonal, sino con la yuxtaposición de complementarios. Por eso el tema preferido es el paisaje con elementos carentes de forma en constante cambio: nubes, agua, niebla, lluvia, salidas y puestas de sol, en los cuales se “siente” la estación del año, el día atmosférico y la hora del día fijando las impresiones momentáneas de la naturaleza. La pintura impresionista es de ejecución muy rápida, por que trata de aprehender el momento exacto y nunca repetido, en el tiempo y en la luz. Es decir es impresión, sentido plasmado.

admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *