La Arquitectura en Perú, después de la Independencia

La arquitectura se plasmó escasamente, por la falta de impulso urbanístico, estuvo orientada a la restauración de palacios coloniales para fines públicos de gobierno, religiosos, etc., así tenemos:

Una de las construcciones más representativas de la primera etapa fue la nueva catedral de Arequipa, erigida sobre el templo incendiado en 1844.

El edificio, muestra genuina del barroco local, consta de una sola nave y ostenta una gran fachada de blanquísima piedra y otras características.

De estos primeros tiempos de la independencia proceden también algunos monumentos en forma de arco triunfal, como el arco neoclásico de San Carlos de Puno, en las márgenes del lago Titicaca y las dos que se alzaron en Cusco, uno cerca el cabildo y el otro junto a la plaza de armas.

El club Central de Trujillo, un palacio de estilo “Isabelino”, español con patios neoclásicos adornados con estatuas de mármol importadas de Carrara.

El Goyoneche en Arequipa, que perteneció a los Condes de Guaqui y cuyas suntuosas estancias se abrían a un patio porticado.

En Cusco la primera planta del Colegio Ciencias.

La Casa de Hierro en Iquitos, entre otros.

admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *