La Economía Primitiva, Sociedades de Economía Productora, curso gratis de Antropología

Sociedades de Economía Productora

Con el conocimiento de la agricultura, los grupos humanos pasan a conformar las llamadas Sociedades de Economía Productora, es decir, presentan una economía basada en la producción de alimentos. Esta economía lleva a las sociedades que la practican a desarrollar elementos culturales de gran complejidad. Por esta razón llegarán a constituirse en Altas Culturas o Civilizaciones, siendo sus principales características las siguientes:

– Estos grupos humanos se vuelven sedentarios, es decir, fijan su residencia de manera permanente en un determinado lugar, de preferencia en zonas cercanas a sus campos de cultivo.

– Construyen sus viviendas con materiales altamente resistentes que les garanticen una permanencia casi indefinida en un lugar, surgiendo así las casas y posteriormente los poblados, cuando estas viviendas son construidas unas junto a otras como medida de defensa.

– Estos cultivadores inferiores no olvidan sus anteriores actividades de caza, pesca y recolección, aunque prioritaria actividad es el cultivo de la tierra. De los animales que logran apresar sacrifican unos y otros son encerrados en rústicos corrales para ser sacrificados posteriormente. Estos animales así encerrados se van acostumbrando progresivamente a la presencia del hombre. Van tomándole confianza y perdiéndole temor, marcando este hecho el inicio de la domesticación de animales y posteriormente el surgimiento de las primeras formas de ganadería.

– El hecho de que el hombre pueda establecerse en un lugar hace que tenga tiempo, entre períodos de siembra y de cosecha, para dedicarlo a crear y desarrollar utensilios y herramientas, sobre todo los instrumentos que dedicará al cultivo de la tierra. Desarrolla la técnica del “pulido” para el trabajo de la piedra. La agricultura se desarrolla en el Período Neolítico.

– Con el advenimiento de la agricultura surge el concepto de propiedad colectiva de la tierra de cultivo. Los campos cultivados no son propiedad de ninguna persona en particular, sino de toda la comunidad en general, pues son todos sus integrantes los que se benefician con sus productos.

admin

1 comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *