Las Industrias, Evolución de la Cerámica, curso gratis de Antropología

La Cerámica

La cerámica surge como consecuencia de exponer objetos de arcilla a la acción del fuego.

La cestería o arte de tejer canastas, anterior a la aparición de la cerámica, fue una ocupación que permitió al hombre contar con recipientes para trasladar objetos sólidos. Pero existía el gran problema que suponía la ausencia de vasijas capaces de transportar líquidos.

Esta dificultad fue solucionada en parte con el uso de mates o lagenarias, pero estos productos tenían el problema de su gran fragilidad. Entonces se cubrió las paredes internas de las canastas con una capa de barro que, al ser secadas al sol, permitían ya el transporte de líquidos.

En algún momento alguien distraídamente dejó una de estas canastas muy cerca de una fogata y el fuego quemó la cubierta de caña o mimbre, quemando al mismo tiempo la arcilla que se convirtió en cerámica.

En la elaboración de la cerámica se pueden utilizar dos clases de hornos:
Hornos Abiertos y Hornos Cerrados.

Hornos Abiertos

Son aquellos que permiten el ingreso del oxigeno del aire y en consecuencia los objetos de arcilla quemados en este tipo de hornos salen de color rojo. Cuando un objeto de arcilla se quema en hornos abiertos decimos que han sido quemados en “atmósfera oxidante”.

Hornos Cerrados

Son aquellos hornos cerrados herméticamente y que no permiten el ingreso del aire, y en consecuencia los objetos de arcilla quemados en esta clase de hornos salen de color negro porque han sido quemados en “atmósfera reductora”.

admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *