Origen de la Cultura Inca, mitos y leyendas

Cuando se piensa en el origen de la Cultura Inca, en realidad se debe hacer mención a dos leyendas que buscan explicar el inicio de este grupo humano y el respeto y devoción que recibieron sus integrantes, desde un primer momento.

Las leyendas a las que hacemos mención son las siguientes:

La Leyenda de Manco Capac y Mama Ocllo, que indica que esta pareja de esposos, emergieron de las aguas del Lago Titicaca en Puno, guiados por su padre, el Dios Sol, en las manos, Manco Capac, llevaba consigo una vara de oro, y donde esta se hundiera, ese debía ser el lugar en el cual fundarían la nueva ciudad, claro está, todo esto se lo había indicado el astro rey, su padre.

Al llegar al valle de Acamama, lugar donde hoy se encuentra la ciudad del Cusco, la vara finalmente se hundió y fue la indicación esperada para empezar con el desarrollo de lo que sería una de las culturas más influyentes de esta parte del mundo.

La segunda leyenda es la de los Hermanos Ayar, se trata de 4 hermanos, cada uno con su respectiva esposa, Ayar Manco y Mama Ocllo, Ayar Uchu y Mama Rahua, Ayar Auca y Mama Huaco, y, Ayar Cachi y Mama Cora,  las cuatro parejas salieron de la montaña del Tamputoco, con la intención de encontrar un lugar donde establecerse y desarrollarse.

Al estar afuera se percataron de la fuerza de  Ayar Cachi y con engaños lo hicieron volver a la montaña, donde lo encerraron, cuando se iban acercando al valle del Cusco, Ayar Uchu, quedó petrificado a manera de huaca, en la montaña del Huanacauri, la suerte de Ayar Auca no sería muy distinta, ya que una vez que estuvieron a la entrada del valle, voló convertido en ave y se posó donde debía estar ubicado un importante santuario, y así fue, años después se construyó allí el famoso Qoricancha o Templo del Sol.

Finalmente, sólo Ayar Manco arribó al lugar junto con las cuatro esposas, y hundió en el piso, la vara de oro que llevaba consigo, al suceder esto, supo que ese era el territorio indicado.

Pero qué podría tener eso de cierto? Aunque no se crea, mucho, en realidad, ambas leyendas son la base para entender el verdadero camino que tomaron los primeros miembros de la Cultura Inca, para llegar hasta aquí.

Antes de que la Cultura Inca se desarrollara en el territorio peruano, se desarrolló al sur, en la meseta del Qollao, otra cultura, la cultura Taipicala, sin embargo, como muchas otras, abandonaron repentinamente el lugar, aún no se sabe si fue por una inundación, por sequía o por cualquier otra razón pero el grupo que allí habitaba dejó la ciudad y decidió migrar.

Hubieron dos grupos de migración, y uno de ellos, precisamente en el que se encontraba la familia de Manco Cápac, decidió tomar como residencia temporal una de las islas del Lago Titicaca, durante su exilio fue que nació el que luego sería el fundador de la ciudad del Cusco, Manco Cápac.

Mientras el futuro gobernante de la cultura inca alcanzaba la adultez, idearon un plan para que su travesía fuera, no sólo respetada, sino venerada, por quienes pudieran encontrarse a lo largo del camino, es así que designaron a Manco Cápac y su esposa Mama Ocllo como hijos del Dios Sol, bajo cuya protección y poder saldrían de las aguas del Lago Titicaca, sin sufrir daño alguno.

Durante su recorrido se fueron aliando con los jefes de los poblados más importantes y así que llegaron a formar un grupo de ocho personas, cuatro jefes y sus esposas, los que posteriormente se harían llamar “Hermanos Ayar”, y sería solamente el poderoso Manco Cápac quien llegaría y fundaría la ciudad del Qosqo, es considerado el Primer Inca y el hacedor del Inti Cancha, es decir del primer adoratorio al dios sol, en el mismo lugar en el que hoy se encuentra el Qoricancha.

Es de esta manera es posible entender estas dos leyendas, y darse cuenta además de que no son tan independientes la una de la otra, como normalmente se nos ha dicho, sino por el contrario, ambas se complementan perfectamente.

admin

2 comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *