Pintura Romántica, características

LA PINTURA ROMÁNTICA

En Francia , como en todo Europa, la pintura fue la rama artística que marcó la pauta general y la que acogió con mayor facilidad las inspiraciones de la literatura romántica. Empieza a desarrollarse especialmente, en el dominio de la pintura de caballete y de las artes gráficas. Se iniciaron exposiciones en salones, principalmente, dentro del Museo de Louvre, entre 1815 a 1830, institucionalizando de esta forma las muestras pictóricas, donde resalta el sentimiento, frente al método y la lógica del academicismo.

El Romanticismo apostaba al arte, una fuerte carga de espiritualidad, aunque exaltada de pasión y de profunda cadencia melancólica y de añoranza, pero destacaron en los motivos de vivencias específicas de la sociedad moderna emergente por su diversidad, con el objeto de lograr una nueva realidad social: Los cementerios, los claros de luna, las serenatas de despedida, la enfermedad, la muerte, el suicidio, los valores patrios, la violencia, la catástrofe etc., serán los motivos que encaminaron a la pintura romántica, que es el producto del paso de la revolución napoleónica, provocando así el cambio social del mundo occidental.

Pictóricamente el Romanticismo es de una gran riqueza cromática, con recuerdos orientales y neoclásicos. En sus mensajes se nutre de los ecos literarios de: Chateaubriond, Víctor Hugo, Shakespare, Byron, y Wscott.

admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *