Cubismo, Características y Principios, Viviendas, Muebles

CUBISMO (Le Cobusier en francés).

CARACTERÍSTICAS ESTRUCTURALES

El Cubismo es uno de los estilos contemporáneos que más han influenciado en nuestros días, no sólo en pintura, sino en una gama de expresiones artísticas.

El cubismo se inspira en los principios de la pintura cubista que considera que la realidad no es otra cosa que una serie de planos bidimensionales que interactúan y se complementan.

En el cubismo se busca principalmente que el efecto de conjunto sea un juego de cubos simples o superpuestos, sin salientes ni terrazas. Se trata de un geometrismo puro, pero sin planos que se escapen hacia el espacio, que queden libres y corten el aire fuera de la brasa del edificio.

En los interiores también se evita la presencia visible de los elementos estructurales y se rehuye la desnivelación del suelo de las diferentes dependencias.

Cubos, conos, esferas, cilindros o pirámides son las formas primarias que la luz revela y son las formas bellas.

VIVIENDAS

Su principal utilización ha sido para la construcción de casas o viviendas múltiples, para resolver el problema de la aglomeración industrial. En cuanto al color se ha buscado la monocromía.

MUEBLES

El mobiliario cubista es muy semejante al neoplástico con sus líneas cortadas en ángulo recto, aunque se evita en el mismo, el juego de colores, pero no se desecha el que muestren la materia de la cual están hechos, por lo que la madera se mostraba en su estructura natural o bien se emplea el mueble de acero, generalmente en su manifestación tubular.

La Arquitectura después de la Independencia, construcciones, estilo, artistas

ARQUITECTURA DESPUÉS DE LA INDEPENDENCIA

La arquitectura se plasmó escasamente, por la falta de impulso urbanístico, estuvo orientada a la restauración de palacios coloniales para fines públicos de gobierno, religiosos, etc., así tenemos:

Una de las construcciones más representativas de la primera etapa fue la nueva catedral de Arequipa, erigida sobre el templo incendiado en 1844. El edificio, muestra genuina del barroco local, consta de una sola nave y ostenta una gran fachada de blanquísima piedra y otras características.

De estos primeros tiempos de la independencia proceden también algunos monumentos en forma de arco triunfal, como el arco neoclásico de San Carlos de Puno, en las márgenes del lago Titicaca y las dos que se alzaron en Cusco, uno cerca el cabildo y el otro junto a la plaza de armas.

El club Central de Trujillo, un palacio de estilo “Isabelino”, español con patios neoclásicos adornados con estatuas de mármol importadas de Carrara.

El Goyoneche en Arequipa, que perteneció a los Condes de Guaqui y cuyas suntuosas estancias se abrían a un patio porticado.

En Cusco la primera planta del Colegio Ciencias.
La Casa de Hierro en Iquitos, entre otros.

La Arquitectura en Perú, después de la Independencia

La arquitectura se plasmó escasamente, por la falta de impulso urbanístico, estuvo orientada a la restauración de palacios coloniales para fines públicos de gobierno, religiosos, etc., así tenemos:

Una de las construcciones más representativas de la primera etapa fue la nueva catedral de Arequipa, erigida sobre el templo incendiado en 1844.

El edificio, muestra genuina del barroco local, consta de una sola nave y ostenta una gran fachada de blanquísima piedra y otras características.

De estos primeros tiempos de la independencia proceden también algunos monumentos en forma de arco triunfal, como el arco neoclásico de San Carlos de Puno, en las márgenes del lago Titicaca y las dos que se alzaron en Cusco, uno cerca el cabildo y el otro junto a la plaza de armas.

El club Central de Trujillo, un palacio de estilo “Isabelino”, español con patios neoclásicos adornados con estatuas de mármol importadas de Carrara.

El Goyoneche en Arequipa, que perteneció a los Condes de Guaqui y cuyas suntuosas estancias se abrían a un patio porticado.

En Cusco la primera planta del Colegio Ciencias.

La Casa de Hierro en Iquitos, entre otros.

El Arte en América Latina, Siglo XIX, Arquitectura, parte 2

El período en que azotaron los terremotos, incito a América Central a la creación de un tipo de arquitectura a base de materiales elásticos, capaces de resistir los mismos sin provocar catástrofes.

Las Casas solían construirse de un solo piso, en torno a un patio central con pórticos de madera y para su decoración, se recurría a motivos neoclásicos infundidos de romántico sabor.

Por ejemplo; el Palacio Arzobispal, conjuntos urbanos de Santa Ana y Santa Tecla en San Salvador.

En México, la reacción renacentista europea, se dejó sentir a finales del XVIII, por mediación del valenciano Manuel Tolsa (1757–1818), arquitecto y escultor que se hizo cargo de la dirección de la Academia de Bellas Artes de San Carlos.

Entre sus obras, el Palacio de la Minería y los últimos detalles de la catedral de la capital mexicana. En la línea neoclásica trabajó por esta época, el criollo Francisco Tresguerras (1759–1833). Sus obras: La iglesia del Carmen (1802–07), en Celaya y la de San Julián en Patzcuaro.

En cuba y Puerto Rico, las colonias no alejadas, todavía, de la metrópoli, gozaron durante los reinados de Fernando VII e Isabel II de una paz y prosperidad económica que contrastaba con la precaria situación de las recientes nacionalidades envueltas en luchas por su independencia.

La Habana era una ciudad ochocentista española, con calles porticadas llenas de comercios, donde la gente adinerada de la isla se hacía construir quintas lujosas con mármoles importados de Italia, carpintería de madera, preciosos y bellos jardines.

Una de estas moradas fue el Palacio de Aldana, que ha sido señalado como una de las muestras más bellas que dejó el neoclasismo en todo el mundo hispano. Su construcción se inicio en 1840, con arreglo a los planos del arquitecto dominicano Manuel José Carrera. La fachada principal constaba de dos plantas y la superior, se engalanaba con pilastras jónicas entre el elegante balconaje. Otro ejemplo es el barrio residencial de “El Correo”.

Estilo Romántico y el Modernismo Arquitectónico, historia

EL MODERNISMO ARQUITECTÓNICO

RESEÑA HISTÓRICA

Bajo la denominación de arquitectura modernista incluimos un conjunto de movimientos técnicos y estilísticos que se desarrollaron en el siglo XIX, a finales del neoclásico internacional y de las reacciones románticas. Debemos considerar el progreso de las técnicas constructivas a base de los nuevos descubrimientos científicos sobre todo el estudio de la resistencia de materiales ya iniciados en el siglo XVII, del empleo del hierro y de la revalorización de la artesanía. En esta época ya se habla de la estructura de hierro, y después de la mescolanza entre estructuras y de las ideas personales de determinados arquitectos en lo que se refiere al revestimiento de dichas estructuras.

La arquitectura se inicia también con el reordenamiento social, es decir, una nueva realidad social, con la aparición de una civilización industrial que orienta a las manifestaciones artísticas, principalmente a la arquitectura, a satisfacer los problemas de la sociedad moderna.

Ya no se necesitan muchos palacios, pero en cambio son muy necesarios; los puentes, las casas de habitación múltiple, para albergar a las multitudes que concentran en un lugar determinado, la industria y las estaciones de ferrocarril.

Para este nuevo tipo de construcciones la realidad demostró, en el siglo XVIII, que había que reparar de una manera definitiva, labor que se encontraba a cargo de ingenieros y arquitectos. Así tenemos, en Francia en 1747, se crea la “Escuela de Puertos y Caminos”. Mirando la historia desde tiempos muy lejanos existían puentes, edificios, ingenieros y arquitectos, para estos tiempos modernos, es un hecho que un buen arquitecto debe construir de acuerdo a la necesidad de la realidad.

Arquitectura Neoclásica, obras y artistas

Entre los principales arquitectos y artistas podemos citar a los siguientes:

LUIGI VANVITELLI (1700-1773). Autor de la iglesia Annuziata, cuya planta aparece todavía recurvada a estilo Barroco. En cambio el Palacio Real, destaca con sus largas alas y espaciosos patios, rinde ya tributo a un clasicismo más riguroso. El centro lo ocupa un espacio octogonal, de planta ingeniosamente trazada.

GUISEPPE PIERNARINI (1736–1808). Alzó en la ciudad (Milán) edificios clasistas como palacio Belgioioso, de aparejo almohadillado, etc., teatro Scala, su interior curvado en herradura, con seis palcos superpuestos por gigantescas columnas corintias.

LUIGI CONONICA (1762–1844). Destaca por la construcción del gran circo de Milán, con capacidad para 30,000 espectadores.

La arquitectura española mostraba características platerescas del severo Renacentismo Herreriano y del exuberante estilo Churrigueresco, Madrid era el centro de desarrollo arquitectónico, desde allí se dibujaban planos para los edificios públicos para las distintas ciudades lejanas, donde un arquitecto provinciano debía interpretarlos y ejecutarlos. Se trataba de un proceso de centralización artística al servicio de una etapa de política constructiva, como fue el reinado de Carlos III. Entre los arquitectos que destacan tenemos:

VENTURA RODRÍGUEZ (1717–1785). Primer Profesor de arquitectura de la academia de San Fernando. Edificó la iglesia de San Marcos, de planta formada por un acoplamiento de espacios elípticos y circulares.

FRANCISCO SABATINI (1722–1797). Su obra que le dio renombre es la puerta de Alcalá en Madrid de cinco vanos. Puerta de San Vicente de tres vanos. La iglesia de Santa Ana en Valladolid, cuyo interior aparece distribuidos por pilastras toscanas.

JUAN DE VILLANUEVA (1739–1811). Maestro que también intervino en el trazado en Paseo del Prado, con un grupo de edificios entre los que destaca el Museo de Ciencias Naturales y que actualmente constituye el famoso Museo de Pinturas, destacada por un pórtico jónico.

JOSÉ PRAST (1726-1790)
JUAN SOLER (1731–1794) y otros más.

EL ARCO DEL TRIUNFO: Los arquitectos Pierre Francois Fontani (1762–1853) y Charles Percier (1764–1838), además de su gran obra en común “Recueildes Décorations Interiures” (París 1812) sobre decoraciones de interiores y mobiliario, con la que se convirtieron en los auténticos creadores del estilo Imperio en la esfera suntuaria, desarrollaron también generalmente sus actividades constructivas en íntima colaboración. Ellos fueron los creadores en París, del Arco del Triunfo del Carrousel (1805–1806), que con sus tres vanos y columnas corintias recuerda vivamente el Arco de Severo en Roma.

Cresta, crestería, cripta, crismón, crucero, cruz latina, Glosario de Términos Arquitectónicos Coloniales

CRESTA

Remate pequeño. Cada uno de los elementos ornamentales, generalmente calados, en serie forman una crestería, coronando un edificio o el borde de una techumbre.

CRESTERIA

Coronación de un edificio en forma de ático transparente, a base de ornamentos diversos, geométricos o vegetales.

CRIPTA

Ambiente subterráneo destinado a la sepultura. También es posible apreciarlos en las iglesias, en este caso el lugar era destinado al entierro de los principales representantes de las órdenes religiosas.

CRISMÓN O IMAGO CLIPEATA

Monograma de Cristo formado por sus dos primeras letras en griego: X y P a las que se pueden añadir las letras alfa y omega que representan el principio y el fin de todas las cosas.

CRUCERO

Lugar donde la nave central es cortada horizontalmente por la transversal, adoptando las plantas formas diferenciadas.

CRUZ LATINA

Se denomina así a la planta de una iglesia que tiene una nave longitudinal alargada i otra transversal más corta que cruza perpendicularmente a la primera.

Adintelado, aderezar, agallones, Glosario de Términos Arquitectónicos Coloniales

ADINTELADO
Portada compuesta por dinteles.

ADEREZAR
Refaccionar o arreglar una construcción.

AGALLONES
Decoración a base de ganchos cuyos extremos terminan en volutas (forma espiralada o de caracol), solían decorarse con estos motivos: peanas, reposas, agujas de torres, entre otras. Fue usada durante el período Gótico, el Manierismo y el Barroco.

Adaraja, Glosario de Términos Arquitectónicos Coloniales

ADARAJA


Decoración que aprovecha la forma de las piedras salientes de la parte superior de un muro o pared, los ladrillos fueron utilizados con frecuencia sobre todo en artesonados o tejados de estilo Mudejar, cumplían en ocasiones, la función de unir el aparejo del muro y la decoración o revestimiento.

Fuente de la imagen: patronato-alcazarsevilla.es