El Kremlin, Aventura, Viajes y Turismo en Moscú, Rusia

El Kremlin

La parte más antigua de Moscú, se remonta a la fundación de la ciudad en 1147, y está situado en el corazón de la ciudad en la cima de una colina, el Kremlin es una fortaleza rodeada por una pared gruesa de color rojo intercaladas con 20 torres.

El complejo consta de una serie de iglesias que brillan, con su cúpula dorada y palacios, museos, residencias, oficinas, salas de reunión y de monumentos. Perteneció al régimen real durante el gobierno zarista y desde 1918, la sede del gobierno comunista. La Plaza de la Catedral es el centro religioso de Moscú y el centro histórico del Kremlin, y es el hogar de numerosas iglesias.

Su magnífica Catedral de la Anunciación estuvo reservada para el uso privado de la realeza y contiene hermosos murales e iconos en las paredes interiores. El trono de Iván el Terrible se puede encontrar en este lugar, que también fue utilizado para la coronación de los zares, la mayoría de los líderes de la Iglesia Ortodoxa Rusa fueron enterrados aquí.

El campanario de Iván el Grande es la estructura más alta dentro de las paredes y un símbolo de la ciudad visible. A sus pies se encuentra la campana más grande del mundo, se rompió en una caída de su campanario en 1701, y cerca se encuentra el cañón más grande del mundo, el Cañón Zar.

También en el Kremlin se encuentra el Palacio de Armería, un museo que alberga algunas de las joyas más valiosas y antiguas reunidas durante años por la Iglesia y el Estado de Rusia, incluyendo capas de coronación tachonado de joyas, de diamantes, coches reales, trineos y los renombrados Huevos de Pascua Fabergé, cada uno con un objeto en miniatura exquisitamente decorado con metales preciosos en su interior.

Finalmente en el lugar se encuentra el edificio que contiene el diamante de 180 quilates dado a Catalina la Grande por el conde Orlov.

Turismo en Rusia. Moscú, San Petesburgo

El tamaño de Rusia está más allá de la comprensión de la mayoría de la gente, y muchos turistas sólo llegan a ver las ciudades de gran riqueza cultural, es decir Moscú y San Petersburgo. Sin embargo, los paisajes del este de Rusia también tienen mucho que ofrecer.

Moscú

La turbulenta historia de Moscú y su posición como el corazón cultural y político de Rusia la convierten en una de las ciudades más fascinantes de Europa.

El rápido cambio de ritmo en los últimos años han transformado el centro de la ciudad en un lugar de crecimiento dinámico, en el cual la actividad es lo que lo caracteriza, todo esto complementado por la increíble riqueza arquitectónica y artística de los edificios públicos de Moscú y de sus museos.

Entre los lugares que se pueden visitar tenemos:

El complejo arquitectónico del Kremlin.
La Galería Tretiakov.
El Museo de Bellas Artes Pushkin.
El Museo Kolómenskoye.
El Palacio de Kuskovo.
El barrio más antiguo de la ciudad: Kitai-gorod.
El Ballet Clásico de Moscú y El Ballet del Teatro Stanislavsky.

San Petersburgo

La historia de este lugar nos da la explicación de su gran riqueza cultural y de su paisaje poderoso y dominante, con hermosos edificios.

Esta es una ciudad que se encuentra relativamente al margen de la influencia occidental, los años que han transcurrido desde el fin del comunismo, pareciera que no han sido razón suficiente para inclinarse hacia el mundo del capitalismo.

Sin embargo en cuanto a la gastronomía, San Petesburgo, no ha podido evitar sucumbir ante la tentación de la “comida rápida” o “comida chatarra”, la cual ha remplazado la tradicional sopa caliente y hasta el vodka duro.

Entre sus lugares de interés tenemos:

Almirantazgo
Lavra de Alexander Nevsky
Jinete de Bronze
Iglesia de Cesme
Catedral de Nuestra Seńora de Kazan
Castillo Mikhailovsky
Mezquita
Catedral de San Nicolás
Fortaleza de San Pedro y San Pablo
Iglesia de la Resurreccion de Jesucristo
Catedral Smolny
Catedral de San Isaac
Jardin de Verano
Catedral Troitse-Izmaylovsky
Gatchina
Lomonosov
Pavlovsk
Peterhof
Pushkin
Strelna