Turismo en Roma, información general, viajes y tours en Italia

Roma ofrece una deliciosa fusión de la historia, el encanto del viejo mundo, y la modernidad de una ciudad vibrante, por todos estos motivos es uno de los mejores destinos vacacionales en Europa, los visitantes pueden elegir desde descubrir la historia antigua, disfrutar de su arquitectura y de las obras maestras que representan la magnificencia de esta ciudad italiana, hasta ir de compras en las boutiques de diseño a lo largo de Via del Corso.

Tal vez el atractivo turístico más emblemáticos de Roma, es su Coliseo, el Panteón es otra de sus maravillas arquitectónicas, igualmente bello es el Foro Romano.

Claro que estando en Roma, un lugar que no se puede dejar de visitar es la Ciudad del Vaticano y la Capilla Sixtina. Si lo prefiere, puede visitarlas por su cuenta, sin embargo, también existen visitas guiadas a los Museos Vaticanos y la Capilla Sixtina, organizadas por empresas privadas.

Otro lugar para pasear en Roma, es la Villa Borghese, mientras que si lo que busca es un lugar para relajarse y observar a la gente, esto lo puede hacer en la Plaza de España, en el centro de la ciudad.

Es un mito popular en Roma, que cualquiera que desee regresar a la ciudad el año siguiente, debe dejar caer una moneda en la maravillosa Fontana de Trevi y pedir por su regreso … después de conocer todas las maravillas que hay por ver en esta espléndida ciudad, vale la pena intentarlo.

El Panteón, Turismo en Roma, viajes y turismo en Italia

El Panteón, el monumento más grande y mejor conservado de la antigüedad romana, ha sobrevivido a los peligros de los siglos casi intacto.

El nombre de su constructor se inscribe por encima de la entrada: Marco Agripa, yerno del emperador Augusto.

El Panteón es el lugar de sepultura de los reyes de Italia, de grandes pintores como Rafael, entre otros.

El Panteón fue dañado por un incendio en el año 80 y fue reconstruido en el reinado de Adriano (120-125), la fábrica de este período demuestra el extraordinario nivel de dominio técnico alcanzado por los romanos.

En el curso de los siglos, el edificio sufrió daños y saqueo, por ejemplo, el Papa Gregorio III quitó el bronce dorado de las tejas, mientras que Urbano VIII usó la cubierta de bronce del porche en la construcción de la Confesión de Bernini en San Pedro.

Los primeros emperadores cristianos prohibieron el uso de este templo para el culto pagano, y permaneció en desuso hasta que el Papa Bonifacio IV, lo dedicó a la Virgen y todos los mártires cristianos, un primero de noviembre de 609 – y fue el origen de la fiesta de Todos los Santos.