Turismo en las Islas Baleares, geografía, historia, idioma, economía, clima

Islas Baleares

Las Islas Baleares, vale decir, Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera se han convertido en populares destinos turísticos, entre los más cotizados del mundo ya que ofrecen gran variedad de actividades, desde aventuras acuáticas sin igual, hasta la visita de históricos museos o construcciones.

Este conjunto de islas han tenido a bien conformarse como una comunidad autónoma desde 1983, sin embargo no son las únicas, hay una serie de pequeñas islas que son igual de atractivas e interesantes, destaca entre ellas Cabrera, que es un Parque Nacional.

Palma De Mallorca, es el lugar de mayor importancia, siendo este el motivo por el cual es considerada el centro administrativo, judicial y eclesiástico de la comunidad, además de ser, por mucho, la ciudad más grande.

Las Islas Baleares han estado durante mucho tiempo entre los destinos turísticos más populares, sin embargo eran un destino “reservado” para los europeos de la zona Norte en particular.

Sin embargo estas peculiares islas no han sido drásticamente influenciadas o cambiadas por la visita de extranjeros y por el contrario, han logrado mantener sus identidades individuales, este les ha valido para, durante los últimos años, haber atraído a visitantes que anteriormente habían ignorado las islas.

En la actualidad si uno desea disfrutar del sol, la arena, alucinantes playas y una incomparable sangría, na hay dudas, debe visitar las Islas Baleares.

Geografía de las Islas Baleares

Cuando pensamos en las “Las Islas Baleares”, debemos tener en cuenta de que nos estamos refiriendo a dos grupos distintos.

Las Baleares se componen de las islas orientales, como las de Mallorca y Menorca, siendo la primera, la más grande, complementa este grupo la isla Cabrera. Estas islas son conocidas o llamadas a menudo como islas Gymnesian, término griego que tras ser traducido quiere decir “desnudo”,  las explicaciones de por qué el nombre, son numerosas.

El otro grupo que compone las Baleares, son las islas del oeste, incluyendo Ibiza y Formentera, se conocen como las Pitiusas, o las Islas de pino.

Geológicamente, las islas se pueden ver como una extensión de las montañas sub-Béticas de España, están vinculadas por un umbral cerca del Cabo de la Nao, que se encuentra en el extremo sur de la bahía de Valencia.

En general, las islas presentan una serie de colinas onduladas, mesetas y las tierras bajas, aunque la isla de Menorca no cuenta con llanuras dentro de su territorio.

Historia de las Islas Baleares

Es muy fácil ver y constatar que estas islas fueron habitadas desde tiempos prehistóricos, esto se divisa cuando los visitantes son trasladados desde el aeropuerto de Menorca hasta los centros turísticos en el oeste de la isla, las evidencias están por todos lados.

Al llegar a Ciutadella se pasa la Naveta des Tudoms, el más grande y mejor conservado “museo prehistórico al aire libre”, se trata de una serie de construcciones monumentales de piedra.

Sin embargo, los fenicios, griegos, romanos, cartagineses, bizantinos y los moros dejaron su marca en las Islas Baleares. Desde 1229, Jaime I inició la reconquista cristiana y Mallorca y Menorca pronto se convirtieron en parte del reino de Aragón.

En el marco del Tratado de Utrecht en 1713, la Isla de Menorca fue entregada a los británicos, tal hecho puede ser corroborado por la cantidad considerable de construcciones y muestras de arquitectura en Mahón, capital del lugar. Fue devuelta a España en 1802, por el Tratado de Amiens.

Durante los tiempos de piratas, estos personajes decidieron tomar como base, las islas más pequeñas, habiendo sido una de las elegidas, la isla Formentera, tan grande fue la invasión que los pobladores tuvieron que huir, dejando a los piratas de Berbería allí.

Las Islas Baleares se establecieron como una provincia española en 1833 y, aunque hubo un movimiento nacionalista a finales del siglo 19, no surgió como una fuerza poderosa.

Al comienzo de la Guerra Civil Española, tanto Mallorca e Ibiza fueron tomadas por las fuerzas de Franco y la isla de Mallorca se convirtió en la base de la flota italiana durante el conflicto.

Menorca, sin embargo, seguía siendo un bastión de la derecha republicana hasta 1939.

Idioma de las Islas Baleares

El Catalán y el Español son reconocidos como lenguas oficiales en las islas y se ha estimado que más de 700.000 personas saben hablar catalán con fluidez y muchos más lo entienden.

Los dialectos locales se conocen como Mallorquí, Menorquí y Eivessenc y hay diferencias significativas entre ellos y el catalán hablado en el continente. Muchos habitantes son bilingües, la mayoría hablan catalán y español y muchos, especialmente los jóvenes, hablan además alemán o inglés, debido a la afluencia turística de los últimos cuarenta años.

Economía en las Islas Baleares

Hace ya algunos años, se ha hecho evidente que el turismo es la actividad que domina la economía de las Islas Baleares, con más de 4 millones de visitantes cada año.

Aunque hay muchos visitantes durante el otoño y el invierno, el resto del año, la afluencia disminuye y en gran parte el número de empleos derivados o directos, están en esta misma relación.

Por este motivo es que muchos pobladores se emplean en distintas áreas turísticas durante la temporada alta pero deben buscarse otra ocupación cuando las visitas disminuyen.

Los cítricos, las uvas, las aceitunas, los higos, las almendras y el trigo son los principales productos cultivados en la isla, y respecto a la ganadería son especialista en ganado porcino, bovino y ovino.

Las principales exportaciones son las mayólicas de loza o cerámica, artículos de cuero – especialmente zapatos, filigrana de plata y las famosas perlas de Mallorca.

También hay una pequeña industria, produciendo finos encajes y bordados para los turistas.

Clima de las Islas Baleares

El clima de las Islas Baleares es típicamente mediterráneo, con muchos días soleados durante todo el año. Los inviernos son suaves y secos por lo general, con la mayoría de las precipitaciones durante el otoño y el invierno.

La precipitación anual, sin embargo, es por lo general alrededor de 450 mm a 600 mm cada año. Las temperaturas de verano no son tan sofocantes como en algunas partes del continente, debido a la brisa refrescante del mar, con un máximo en agosto de alrededor de 28 ° (82 °).

admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *